Poesía urantiana - Qué música

Oh Dios Amado
con tu música
de tus ángeles
quedo encantado,
sus pensamientos
arte pareciera
y son tan bellos
que luego mirar al mundo
quizá doliera
entre sus penas
de amor faltas
que nuestras
se sintieran.
¡Oh Dios Amado
qué música tan bella!
Quién fuera el compositor
grande y destinado
a poner en partituras
tan indescriptible armonía
tan inconmensurable hermosura
tan frescas
siempre nuevas
evangélicas cadencias.
1991

Volver